Los dioses deben de estar locos…


ADVERTENCIA: Éste post contiene Spoilers.

Perseo y un perro de dos cabezas con flamígera baba.

Acabo de ver “Wrath of the Titans” (Jonathan Liebesman, 2012) que tradujeron como “Furia de Titanes 2”, quizás para tener asegurado el público que se apasionó con la primera entrega y que (como es muy bruto) no sé dará cuenta de que ésta es la secuela. La vi en un cine de la cadena Cinepolis para ahorrar $3°° pesos (en Cinemex el boleto cuesta $32°°) y porque las butacas son más cómodas. La sala estaba medio vacía y eso que era una función de la tarde, son vacaciones y comenzaba a llover.

Dice el la sipnosis de FilmAffinity:

La historia de “Ira de titanes 3D” se desarrolla diez años después de los sucesos que vimos en “Furia de titanes”, encontrándonos con un Perseo (Sam Worthington) que quiere vivir de forma tranquila con su hijo Helio. Sin embargo, los dioses, debilitados por la falta de fe de la humanidad, pierden el control de los titanes, cuyo líder no es otro que Kronos, el padre de Zeus (Liam Neeson), Hades (Ralph Fiennes) y Poseidón (Danny Huston). Hades y Ares (Edgar Ramírez) llegan a un acuerdo con Kronos para capturar a Zeus, de ahí que Perseo decida rescatarlo. Para ello contará con la ayuda de Andrómeda (Rosamund Pike), Agénor (Toby Kebbell) y Hefesto (Bill Nighy).

Por lo que entendí los humanos han comenzado a dejar de creer en los dioses (ya era hora), por lo que los dioses han comenzado a perder fuerza, incluso ahora pueden morir como cualquier humano piojoso; esta falta de poder hace que se debilite el Tártaro en donde están prisioneros los Titanes. Hades acuerda con Cronos su liberarlo (a través del sacrificio de Zeus) si a cambio devuelve su inmortalidad. Zeus, es capturado y Poseidón muerto, pero con su últimoaliento le informa de los malévolos planes a Perseo que ya está establecido en un pequeño pueblo, cuidando de su hijo, viviendo como humilde pescador.

¿Podrá un semidiós detener la peor catástrofe de la humanidad? Si quiere saber… continué leyendo.

No se necesita mucha astucia para saber que sí lo logra. Ese es el problema, en ningún momento dudas de que Perseo cumpla con su misión, eso le quita emoción a las películas.

La historia es muy ligera: la humanidad está en riesgo, Perseo debe de rescatar a su padre y vencer a Cronos; para esto debe de valerse de aliados y artefactos, además de sortear algunos desafíos. Es el viaje del héroe convencional ¿no creen?, eso no es malo, por que basándose en él han surgido obras de arte, pero aquí no, como que no supieron aprovechar una historia que podría resultar muy buena, por ejemplo hay dos escenas que prometían ser interesantes:

Una es el viaje a la isla en donde vive Hefesto, es un lugar misterioso y difícil de encontrar… eso suena muy bien, se podrían desarrollar cosas grandiosas en medio del mar infestado de seres temidos y desconocidos, pero Argenor, el hijo de Poseidón, coloca en proa el tridente de Poseidón para que en la escena siguiente estén desembarcando en la isla… “¡Nooooooo!”, grité para mis adentros. Echaron por la borda, casi literalmente, muchas situaciones que pudiera haber dado mayor cuerpo a la historia, eso es pasable porque no se trata de una historia sobre barcos, piratas y calamares marinos, para eso está la saga de los piratas aquellos.

La otra escena es la del laberinto, Hefesto había diseñado el Tártaro como una fortaleza inexpugnable con una sola ruta para entrar y salir de él, para eso les da un mapa que leerá Argenor. Al laberiento entran el navegante, Andrómeda y Perseo. Notan que la estructura se mueve y se reconfigura continuamente (eso es bueno, imagínense salir de un laberinto que se mueve como cubo de Rubik), esa idea me gustó y me recordó a la película de El Cubo y a las obras de M.C. Escher. Tienen dos altercados, en uno Andromeda se queda atrapada entre dos paredes, sale bien librada, no se preocupen; en el otro los viajeros se quedan separan y Perseo debe de enfrentarse al Minotauro, logra eliminar de la bestia y se reencuentra con sus compañero… voltean y allí está la salida. “¡Noooooooooooooooo!”, volví a gritar en silencio. Eso del laberinto también hubiera sido interesante y pudiera explotarse de muchas maneras, pero lo desaprovechan. Mejor no lo hubieran incluido, pero un la idea del Minotauro en un laberinto funciona si el héroe tiene que escapar y esconderse del monstruo, pero si la escena de la pelea va ser en una habitación, pequeñita y oscura, y además tomada por un camarógrafo con Parkinson… la hubieran hecho en otro lado y se ahorraban los defectos especiales de las paredes moviéndose.

Una vez que liberan a Zeus, lo llevan al campamento del ejército que comanda Andrómeda, allí lo visita Hades arrepentido por sus fechorías (y estupideces) y le devuelve la vida; pero Cronos está a punto de salir a la superficie, para detenerlo es necesario utilizar las armas que Hefesto fabricó para dioses hijos de Rea: el tridente, el rato y… una madre que no sé que es pero la usa Hades. Al juntar las armas se forma una lanza, con esa misma vencieron la vez anterior a su padre. Perseo tiene las armas de Poseidón y Hades pero Ares, el hijo desobediente, medio primo suyo, tiene la de Zeus. Se enfrentan, Helios es testigo de la pelea, Perseo gana. Zeus y Hades intentan detener a Cronos, el olímpico se sacrifica por su hermano. Perseo elimina a Cronos, Zeus muere y Hades se queda sin super poderes divinidad. Perseo le da su espada a su hijo, que quería volver a ser pescador y besa a Andromeda… ¡Y termina! Creo que hubiera sido una película más profunda si el guión terminado se los hubieran dado a un grupo de chimpancés con máquinas de escribir para que lo corrigieran.

"Se escribe Tlaxcala, no Tlazcala..."

En otras cosas, los diseños de personajes monstruosos son buenos pero no se podían apreciar con el debido detenimiento. La cama temblorina es un recurso barato para no tener la necesidad de detallar algunas cosas en las escenas de violencia que resultan algo caras. Es interesante el perro de dos cabezas (con una rocía de combustible y con la otra prende fuego), los seres con dos piernas, y dos torsos con no sé cuantos brazos. Lindos personajes, pero no lucían mucho.

El personaje de Hefesto (Bill Nighy) es muy bueno y es una pena que no participe más, además es mejor comic relief que Argenor. EL gag del buho Bubo de la película original es buenísimo y sirve como acto de desagravio después de que en la pasada entrega lo hayan aventado como si se tratara de un vejestorio. Los frikis lo agradescemos.

Andrómeda está bien, no sirve de mucho, ayuda un poco y no es una damisela en desgracia; además Rosamund Pike tiene carisma.

En resumidas cuentas es una película entretenida, no necesitan ver el filme anterior para entenderle (digo, no hay mucho que entender). La vi en dos dimensiones y no creo haberme perdido de mucho, salvo, quizás, un poco de lava que intenta quemar al público de las primeras filas. Me imagino que las escenas de peleas con la cámara moviéndose de más me hubieran mareado en 3D. Mejor no gasten.

Le doy una calificación de 7, hasta eso soy bondadosa.

Publicado el 10 abril, 2012 en Cine, Fantasía y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: