Nobel de Medicina 2012


Dice la agencia EFE:

El británico John Bertrand Gurdon, galardonado este lunes junto al japonés Shinya Yamanaka con el Premio Nobel de Medicina 2012, es uno de los más destacados biólogos del Reino Unido, pionero en el campo de las células madre y la clonación.
Nacido el 2 de octubre de 1933, sir John B. Gurdon es profesor del Departamento de Zoología de la Universidad de Cambridge desde 1983 y miembro de la Royal Society de Londres desde 1971. Galardonado con varios premios, entre ellos el Wolf de Medicina en 1989, el científico procede de una acomodada familia británica, lo que le permitió estudiar en el colegio secundario privado Eton College, el más exclusivo del Reino Unido.
Desde muy pequeño, Gurdon mostró inclinación por la biología, si bien en la escuela no fue animado a proseguir estudios científicos porque no le veían aptitudes para ello. Según sus biógrafos, el profesor -de 79 años y muy conocido por su abundante melena rubia y lisa- tiene en su mesa de trabajo una nota enmarcada de una de sus maestras de Eton.
“Creo que Gurdon tiene la idea de convertirse en científico. Por lo que muestra en este momento, esto es bastante ridículo. Si no puede entender datos biológicos simples, no tendría ninguna oportunidad de hacer el trabajo de un especialista y sería una absoluta pérdida de tiempo tanto para él como para los que le enseñen”, sentenció la maestra cuando Gurdon tenía 15 años y apenas había completado el primer semestre en Eton.
Sus padres le propusieron una carrera en las fuerzas armadas o en el sector financiero, pero ni el Ejército lo admitió ni su trabajo en el mundo de las finanzas prosperó. El flamante Premio Nobel de Medicina optó entonces por estudiar clásicos -Latín y Griego- en el colegio Christ Church, de la Universidad de Oxford, pero después se pasó a la zoología.
Su entrada en zoología fue casi por casualidad, después de recibir una carta del jefe del Departamento de admisiones de Oxford, Hugh Trevor-Roper, en la que le proponía hacer el cambio si aceptaba inmediatamente dejar los clásicos por la ciencia.
A diferencia de lo que es hoy la Universidad de Oxford, en la que hay gran competencia por las plazas, la ciencia no era en tiempos de Gurdon muy requerida y había dificultades para reclutar alumnos. Con este cambio, John Gurdon empezó una carrera meteórica que le ha convertido en uno de los científicos británicos más famosos, en concreto por haber transferido núcleos de células epiteliales del intestino del renacuajo a huevos de sapo.
Junto al japonés Shinya Yamanaka, Gurdon fue premiado hoy por haber descubierto cómo se pueden “reprogramar” las células maduras para que se “conviertan en células pluripotentes”, capaces de transformarse en cualquier tipo de tejido, lo que “ha revolucionado” la comprensión de cómo se desarrollan las células y los organismos.
Según el Instituto Karolinska de Estocolmo, Gurdon descubrió en 1962 que la “especialización de las células es reversible”. La técnica utilizada en su estudio del renacuajo es considerada pionera y ayudó al desarrollo del estudio de la clonación, en concreto la creación de la oveja Dolly, el primer mamífero clonado.
Por sus estudios, Gurdon fue condecorado con el título de Caballero por la reina Isabel II de Inglaterra en 1995, mientras que en el año 2004 el Instituto de Células Biológicas y Cáncer pasó a ser llamado Instituto Gurdon.

Sigue diciendo la Agencia EFE:

El médico japonés Shinya Yamanaka, galardonado este lunes con el Nobel de Medicina junto al británico John Bertrand Gurdon, está considerado el padre de las llamadas células iPS, que poseen la capacidad de convertirse en cualquier tipo celular especializado.
Este especialista en cirugía ortopédica, de 50 años, logró en 2006 generar las células madre pluripotentes inducidas (iPS) con características que, hasta entonces, los investigadores creían que sólo poseían las células madre embrionarias.
Sus primeros logros los hizo a partir de células adultas obtenidas de la piel de ratones, y para 2007 había conseguido generar con éxito células iPS también a partir de células de piel humana. El descubrimiento supuso una verdadera revolución, al dejar obsoleto el uso de su equivalente natural, las células madre embrionarias -cuya obtención plantea problemas éticos y conlleva grandes dificultades-, lo que le valió numerosos reconocimientos, entre ellos el prestigioso Premio Shaw.
Nacido en la ciudad de Higashi Osaka (centro de Japón) el 4 de septiembre de 1962, Yamanaka estudió medicina en la Universidad de Kobe y posteriormente hizo un doctorado en la Universidad de Osaka. Fue en el hospital de esta ciudad, durante su formación como médico, donde decidió dedicarse a la investigación, lo que le llevaría en 1993 a desplazarse a San Francisco (EE.UU.).
Durante su estancia en Estados Unidos, en el Instituto Gladstone de Enfermedades Cardiovasculares, descubrió de forma fortuita un gen relacionado con las células madre, algo que aplicaría posteriormente en sus investigaciones en ese terreno.
Regresó a Japón en 1996 y, tras un tiempo como profesor asistente en Osaka y en el Instituto de Ciencia y Tecnología de Nara, en 2004 se convirtió en profesor en la Universidad de Kioto, donde lograría con su equipo el hito de crear las células iPS en 2006.
Actualmente es director del Centro para la Investigación y la Aplicación de Células iPS de la Universidad de Kioto, donde lleva a cabo su trabajo con el objetivo, afirma, de contribuir al desarrollo de la medicina regenerativa.
El año pasado, durante una visita a España para recibir el premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en Biomedicina, confesaba que se lanzó a buscar la alternativa de crear células iPS ante el nacimiento y crecimiento de sus hijas, que le recordaron que “cualquier ovocito fecundado puede desarrollarse y convertirse en un ser humano”.
El propio Yamanaka considera que la investigación de las células iPS aún está en sus pasos iniciales, ya que todavía se debe constatar que son seguras y eliminar los riesgos antes de su aplicación clínica. En varias ocasiones el científico japonés ha criticado las patentes que restringen el uso de las nuevas tecnologías en medicina y ha sostenido que éstas deben ser accesibles también a aquellos con menos recursos.
También ha llevado a cabo varias campañas para reclamar mayores recursos financieros para la investigación, una de las más recientes en marzo de este año, cuando durante un maratón solidario en Kioto logró obtener un fondo de unos 11 millones de yenes (mas de 100.000 euros) con este fin.
En aquel maratón participó el propio investigador que, en calidad de “embajador” científico, logró completarlo en 4 horas, 3 minutos y 19 segundos.
Shinya Yamanaka es el primer japonés que obtiene el Nobel de Medicina desde 1987, cuando su compatriota Susumu Tonegawa lo ganó por sus trabajos sobre los fundamentos genéticos de la formación de anticuerpos en el organismo.

Publicado el 8 octubre, 2012 en Noticias y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: