Premios Nobel y chocolates


De todas las investigaciones realizadas sobre el chocolate, el tributo más insólito sobre el oro oscuro es un estudio que se acaba de publicar en una de las revistas médicas más prestigiosas del mundo.

Redoble de tambores, por favor: Cuanto más alto es el consumo de chocolate en un país, más premios Nobel per cápita genera, según los resultados publicados en el New England Journal of Medicine.

Los suizos, por supuesto, lideran el grupo, seguidos de cerca por suecos y daneses. Estados Unidos está en un lugar intermedio y el país tendría que aumentar el consumo de cacao en 125 millones de kilogramos por año para producir un premio más, dijo Franz Messerli, quien hizo el análisis.

La cantidad (…) es en realidad bastante impresionante. Los suizos comen 120 tabletas, lo cual equivale a tres onzas (85 gramos) al año, por cada hombre, mujer y niño. Es la media, dijo Messerli, quien dirige el programa de hipertensión en el hospital St Luke’s-Roosevelt, de Nueva York.

Messerli admitió que la sola idea es absurda, aunque los datos son legítimos y contienen algunas lecciones sobre la fiabilidad de la ciencia. La idea se le ocurrió después de ver un estudio que vinculaba los flavonoides, antioxidantes presentes en el cacao y el vino, con el logro de mejores puntuaciones en pruebas cognitivas.

El investigador comenzó con datos de la industria sobre el consumo del chocolate en 23 países y una lista de Wikipedia que clasificaba a los países según el número de premios Nobel per cápita.

Empecé tramando esto en la habitación de un hotel en Katmandú, porque no tenía nada que hacer y no podía creer lo que veía, dijo a Reuters Health. Todos los países estaban ordenados en un gráfico, de forma que cuanto más alto era el consumo de chocolate, tendía a haber más premios.

No es la primera vez que los científicos encuentran correlaciones que parecen desafiar toda lógica; de hecho pueden hacerlo. El número de cigüeñas en toda Europa se ha relacionado con las tasas de nacimiento, por ejemplo, y las manchas solares con los suicidios en hombres. Otra posibilidad es que el vínculo sea real, aunque sin sentido.

El consumo nacional de chocolate está correlacionado con la riqueza del país y la investigación de alta calidad lo está también con la riqueza del país, dijo Eric Cornell, físico estadunidense que compartió el Premio Nobel de Física en 2001. Así que, por tanto, el chocolate estará correlacionado con la investigación de alta calidad, pero no hay una conexión causal, explicó Cornell. Cuando se trata del chocolate, varios investigadores han sugerido que las variedades más puras podrían beneficiar al cerebro, al corazón e incluso podría ayudar a reducir el exceso de peso. Messerli, de origen suizo, admite que el consumo de chocolate, a pesar del tono irónico, tiene efectos reales sobre la salud, aunque la gente debería mantenerse apartada de los tipos más dulces.

Fuente: Periódico La Jornada, Viernes 12 de octubre de 2012, p. 2

Publicado el 12 octubre, 2012 en Noticias y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: