Bond en el espacio


Título: Moonraker Dirección: Lewis Gilbert Guión: Christopher Wood Música: John Barry Fotografía: Jean Tournier Reparto: Roger Moore, Lois Chiles, Michael Lonsdale, Richard Kiel, Corinne Cléry, Bernard Lee, Lois Maxwell, Geoffrey Keen, Desmond Llewelyn, Toshirô Suga, Jean-Pierre Castaldi y Walter Gotell País: Reino Unido Año: 1979 Duración: 126 minutos

El villano en turno del universo Bond roba un transbordador, el espía investiga y descubre un lunático plan eugenésico que pretende poner en órbita a especímenes humanos perfectos (y a Jaws con una tierna muchacha nerd de la que se ha enamorado) para repoblar el planeta una vez que la humanidad desaparezca por medio de una toxina extraída de la exótica Orquídea negra endémica del Amazonas, que en la antigüedad acabó con la civilización maya ubicada en esa región del planeta. Pero el espía con licencia para sabotear planes demoniacos de científicos locos y empresarios megalómanos está allí para poner en riesgo a personas inocentes y fornicar con cuanta mujer sea posible, así sea en la tierra como en el espacio.

Que pésima película, es tremendamente ridícula, no sólo el argumento y las pésimos efectos especiales, es terrible incluso en los detalles como la paloma asombrada al ver una góndola anfibia recorriendo una plaza. Entiendo que los productores de la película querían explotar el fanatismo por la ciencia ficción que había despertado Star Wars dos años antes, pero nada es justificación para embarcar a Bond en la peor de las aventuras espaciales.
En cualquier lugar, incluso en los peores lugares, se aprender grandes lecciones, aquí unas malas ideas (y buenas) que me la película.

Malas ideas:

  • Transportar un transbordador espacial con el tanque de combustible lleno.
    Lanzarse en caída libre sin un paracaídas.
  • Internarse en el bosque cuando un par de perros te persiguen, y no usar el carrito de golf que tienes a tu disposición.
  • Un falso cortejo fúnebre para asesinar a Bond, con un asesino diestro en lanzar objetos puntiagudos, escondido en un féretro.
  • Un disfraz de tocotín para pasar inadvertido (aunque estés en medio de un carnaval, no deja de ser una muy mala idea).
  • Tener la lanzadera del transbordador espacial justo arriba de la sala de juntas de tu empresa.
  • Pensar que caminar en cámara lenta crea la sensación de ingravidez.

Buena idea:

  • Usar los dientes para cortar el cable de un teleférico.
  • Usar una cadena para descolgarse en caso de que alguien haya mordido el cable del teleférico.
  • Tomar el curso de “Manejo de Transbordadores Espaciales” que la CIA imparte a sus empleados.

Publicado el 22 marzo, 2013 en Cine y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: