Archivo del sitio

100 libros frikis

Bibliofila geek, leector friki por si todavía no se deciden cual será el próximo libro que leerán, aquí hay una útil guía que recorre 100 obras para que sus amiguitos les griten ¡Nerd! con conocimiento de causa.

También podría servir como guía para regalar libros en esta navidad.

 

¿Cuántos han leído?

Aquí las 100 mejores novelas de fantasía y ciencia ficción según los votos en NPR. En verde los que ya leí y en rojo los que tengo pero no he terminado. Sí ya sé que son pocos.

1. The Lord Of The Rings Trilogy, by J.R.R. Tolkien
2. The Hitchhiker’s Guide To The Galaxy, by Douglas Adams
3. Ender’s Game, by Orson Scott Card
4. The Dune Chronicles, by Frank Herbert
5. A Song Of Ice And Fire Series, by George R. R. Martin
6. 1984, by George Orwell
7. Fahrenheit 451, by Ray Bradbury
8. The Foundation Trilogy, by Isaac Asimov
9. Brave New World, by Aldous Huxley
10. American Gods, by Neil Gaiman
11. The Princess Bride, by William Goldman
12. The Wheel Of Time Series, by Robert Jordan
13. Animal Farm, by George Orwell
14. Neuromancer, by William Gibson
15. Watchmen, by Alan Moore
16. I, Robot, by Isaac Asimov
17. Stranger In A Strange Land, by Robert Heinlein
18. The Kingkiller Chronicles, by Patrick Rothfuss
19. Slaughterhouse-Five, by Kurt Vonnegut
20. Frankenstein, by Mary Shelley
21. Do Androids Dream Of Electric Sheep?, by Philip K. Dick
22. The Handmaid’s Tale, by Margaret Atwood
23. The Dark Tower Series, by Stephen King
24. 2001: A Space Odyssey, by Arthur C. Clarke
25. The Stand, by Stephen King
26. Snow Crash, by Neal Stephenson
27. The Martian Chronicles, by Ray Bradbury
28. Cat’s Cradle, by Kurt Vonnegut
29. The Sandman Series, by Neil Gaiman
30. A Clockwork Orange, by Anthony Burgess
31. Starship Troopers, by Robert Heinlein
32. Watership Down, by Richard Adams
33. Dragonflight, by Anne McCaffrey
34. The Moon Is A Harsh Mistress, by Robert Heinlein
35. A Canticle For Leibowitz, by Walter M. Miller
36. The Time Machine, by H.G. Wells
37. 20,000 Leagues Under The Sea, by Jules Verne
38. Flowers For Algernon, by Daniel Keys
39. The War Of The Worlds, by H.G. Wells
40. The Chronicles Of Amber, by Roger Zelazny
41. The Belgariad, by David Eddings
42. The Mists Of Avalon, by Marion Zimmer Bradley
43. The Mistborn Series, by Brandon Sanderson
44. Ringworld, by Larry Niven
45. The Left Hand Of Darkness, by Ursula K. LeGuin
46. The Silmarillion, by J.R.R. Tolkien
47. The Once And Future King, by T.H. White
48. Neverwhere, by Neil Gaiman
49. Childhood’s End, by Arthur C. Clarke
50. Contact, by Carl Sagan
51. The Hyperion Cantos, by Dan Simmons
52. Stardust, by Neil Gaiman
53. Cryptonomicon, by Neal Stephenson
54. World War Z, by Max Brooks
55. The Last Unicorn, by Peter S. Beagle
56. The Forever War, by Joe Haldeman
57. Small Gods, by Terry Pratchett
58. The Chronicles Of Thomas Covenant, The Unbeliever, by Stephen R. Donaldson
59. The Vorkosigan Saga, by Lois McMaster Bujold
60. Going Postal, by Terry Pratchett
61. The Mote In God’s Eye, by Larry Niven & Jerry Pournelle
62. The Sword Of Truth, by Terry Goodkind
63. The Road, by Cormac McCarthy
64. Jonathan Strange & Mr Norrell, by Susanna Clarke
65. I Am Legend, by Richard Matheson
66. The Riftwar Saga, by Raymond E. Feist
67. The Shannara Trilogy, by Terry Brooks
68. The Conan The Barbarian Series, by R.E. Howard
69. The Farseer Trilogy, by Robin Hobb
70. The Time Traveler’s Wife, by Audrey Niffenegger
71. The Way Of Kings, by Brandon Sanderson
72. A Journey To The Center Of The Earth, by Jules Verne
73. The Legend Of Drizzt Series, by R.A. Salvatore
74. Old Man’s War, by John Scalzi
75. The Diamond Age, by Neil Stephenson
76. Rendezvous With Rama, by Arthur C. Clarke
77. The Kushiel’s Legacy Series, by Jacqueline Carey
78. The Dispossessed, by Ursula K. LeGuin
79. Something Wicked This Way Comes, by Ray Bradbury
80. Wicked, by Gregory Maguire
81. The Malazan Book Of The Fallen Series, by Steven Erikson
82. The Eyre Affair, by Jasper Fforde
83. The Culture Series, by Iain M. Banks
84. The Crystal Cave, by Mary Stewart
85. Anathem, by Neal Stephenson
86. The Codex Alera Series, by Jim Butcher
87. The Book Of The New Sun, by Gene Wolfe
88. The Thrawn Trilogy, by Timothy Zahn
89. The Outlander Series, by Diana Gabaldan
90. The Elric Saga, by Michael Moorcock
91. The Illustrated Man, by Ray Bradbury
92. Sunshine, by Robin McKinley
93. A Fire Upon The Deep, by Vernor Vinge
94. The Caves Of Steel, by Isaac Asimov
95. The Mars Trilogy, by Kim Stanley Robinson
96. Lucifer’s Hammer, by Larry Niven & Jerry Pournelle
97. Doomsday Book, by Connie Willis
98. Perdido Street Station, by China Mieville
99. The Xanth Series, by Piers Anthony
100. The Space Trilogy, by C.S. Lewis

Videojuegos según A.J. Hateley

Diseños de portadas de libros vintage inspiradas en videojuegos por A.J. Hateley.

Día del libro

Desde 1996 se viene celebrando el Día Internacional del Libro por propuesta de la UNESCO. Se seleccionó el día por que según la vox populí Miguel de Cervantes Saavedra y William Shakespeare fallecieron el mismo día (23 de abril de 1616). Pero no es así. Murieron en la misma fecha pero en distinto día.
Allá por el Concilio de Nicea se estipuló que el Domingo de Ramos debía coincidir con el primer domingo después del decimocuarto día en que la Luna llena aparece en el cielo, en o después del equinoccio de primavera. Debido a que el calendario Juliano contemplaba años de 365.25 días y que la cifra decimal se complementaba con años bisiestos, cuando el año dura aproximadamente 365.2424 días; para el siglo XVI, el equinoccio ya no coincidía con la fecha acordada.
El papa Gregorio XIII decretó una reforma al calendario en el cual los años divisibles entre 100 serian bisiestos siempre y cuando también fueran divisibles entre 400. Esto solucionaba parcialmente el problema; sin embargo, aún, tras la conversión calendárica, sobraban 10 días para ponerse al corriente con la nueva datación del tiempo y que el equinoccio tuviera lugar en la fecha correspondiente. Decidieron suprimir del 5 al 14 de octubre de 1582.
La reforma fue acatada, en un principio, solo por los países católicos pero los protestantes y ortodoxos tardaron muchos años más en acatar (por algo la Revolución Bolchevique de Octubre… ocurrió en Noviembre de 1917).
Por lo tanto Miguel de Cervantes murió el 23 de abril de 1616 (en el calendario Gregoriano) y William Shakespeare el 23 de abril de 1616 (del calendario Juliano… el 3 de mayo de 1616, según el Gregoriano). Aunque hay quien asegura que el Manco de Lepanto murió el día 22 y el 23 fue enterrado.
Lo que realmente importa es que tenemos un día para celebrar las obras literarias, pero si faltan pretextos. Un 23 de abril de 1857 nace Ruggero Leoncavallo; en 1857, Max Planck; en 1891, Sergéi Prokófiev; en 1928, Shirley Temple; y en 1954, Michael Moore. Mueren: en 1521, Fernando de Magallanes; en 1990, Paulette Goddard; en 1993, César Chávez; en 1994, Richard Nixon; y en 2007, Borís Yeltsin. A parte de que es el día de San Jorge de Capadocia, patrón de Moscú.
Por los tanto ¡Feliz día del Libro!, que se la pasen leyendo o escribiendo. Si pueden regalen un libro o una rosa.

“I am a zombie filled with love” (by Isaac Marion)

am a zombie, and it’s not so bad. I’m learning to live with it. I’m sorry I can’t properly introduce myself, but I don’t have a name anymore. Hardly any of us do. We forget them, like anniversaries and PIN numbers. I think mine might have started with a “T”, but I’m not sure. It’s funny, because back when I was alive, I was always forgetting other people’s names. I am finding that irony abounds in the zombie life, an ever-present punch line. But it’s hard to smile when your lips have rotted off.

Before I became a zombie, I think I was a businessman or  young professional of some kind. I think I worked in one of those stifling office jobs in a highrise somewhere. The clothes clinging to the remains of my body are high-quality business-casual. Fine gabardine slacks, silvery silk shirt, red Armani power tie. I would probably look pretty sharp if my intestines weren’t dragging at my feet. Ha.

We like to joke and speculate about our remaining outfits, since these final fashion choices are usually the only indication of who we were before we became no-one. Some people’s are less obvious than mine. Jeans and a white t-shirt. Skirt and a tanktop. So we make random guesses.

You were a plumber. You were a barista. Ring any bells?

It usually doesn’t.

No one I know has any specific memories. We recognize some things — buildings, cars, ties — but context eludes us. We are here, we do what we do. We lack excellent diction, but we can communicate. We grunt and groan, we make hand gestures, and sometimes a few words slip out. It’s not that different from before.

There are a few hundred of us living in a wide plain of dust outside some large city. We don’t need shelter or warmth, obviously. We stand around in the dust, and time passes. I think we’ve been here for a long time. Despite my dragging entrails, I am in decay’s early stages, but there are a few elderly ones here who are little more than skeletons with clinging bits of muscle. Somehow, it still extends and contracts, and they keep moving. I have never seen any of us “die” of old age. Maybe we live forever, I don’t know. I don’t think much about the future anymore. That’s something that’s very different from before. When I was alive, the future was all I thought about. Obsessed about. Death has relaxed me.

But it makes me sad that we’ve forgotten our names. Out of everything, this seems to me the most tragic. I don’t miss my own, but I mourn for everyone else’s, because I want to love them, but I don’t know who they are.

Today a group of us are going into town to find some food. How this expedition begins is one of us gets hungry and starts shuffling toward town, and a few others follow him. Focused thought is a rare occurrence with us, and we follow it when we see it. Otherwise we would just be standing around groaning. We do a lot of standing around groaning, and it’s frustrating sometimes. Years pass this way. The flesh withers on our bones, and we stand around, waiting for it. I am curious how old I might be.

The city where the people live is not that far. We arrive around noon and start looking for living flesh. The new kind of hunger is a strange feeling. You don’t feel it in your stomach –  of course not, since some of us don’t even have stomachs. You feel it just…everywhere. You start to feel “more dead”. I’ve watched some of my friends go back to being full-dead, when food is scarce. They just slow down, and stop, and become corpses again. I don’t really understand it.

I guess the world has mostly ended, because the cities we wander through are decaying as fast as we are. Buildings are collapsed. Dead, rusted cars fill the streets. All glass everywhere is shattered. I don’t know if there was a war, or a plague, or if it was just us. Maybe it was all three. I don’t know. I don’t think about things like that anymore.

In a cluster of broken down apartment buildings we find some people, and we eat them. Some of them have weapons, and as usual we lose some of our number, but we don’t care. Why would we care? What’s death, now?

Eating is not a pleasant business. I chew off a man’s arm, and I hate this, it’s disgusting. I hate his screams, because I don’t like pain, I don’t like to hurt things, but this is the world now, this is what we do. Of course, if I don’t eat all of him, if I leave enough, he’ll rise up and follow me back to our dusty field outside the city, and that might make me feel better. I’ll introduce him to everyone, and maybe we’ll stand around and groan for a while. It’s hard to say what “friends” are anymore, but maybe that’s close. If I don’t eat all of him, if I leave enough…

But of course I don’t leave enough. I eat his brain, because that’s the good part. That’s the part that, when I swallow it, makes my head light up with feelings. Clear memories. For about three to ten seconds, depending on the person, I get to feel alive. I get traces of delicious meals, beautiful music, perfume, sunsets, orgasms, life. Then it fades, and I get up and stumble out of the city, still dead, but feeling a little less so. Feeling ok.

I don’t know why we have to eat people. I don’t understand what chewing off a man’s neck accomplishes. We certainly don’t digest the meat and absorb the nutrients. My stomach is a rotted bag of dried bile, useless. We don’t digest, we just eat until the weight forces it out our ass holes, and then we eat more. It feels so useless, and yet it keeps us walking. I don’t know why. None of us really understand why we are the way we are. We don’t know if we’re the result of some kind of global infection, or some ancient curse, or something even more senseless. We don’t talk about it much. Existential debate is not a major part of zombie life. We are here, and we do things. We are simple. It’s nice sometimes.

Outside the city again, back with the others in the dust field, I start walking in a circle for no reason. I plant one foot in the dirt and pivot on it, around and around, kicking up clouds of dust. Before, when I was alive, I could never have done this. I remember stress. I remember bills and deadlines, Asset Retention Reports. I remember being so occupied, so always, everywhere, all the time occupied. Now I’m just standing in a wide-open field of dust, walking in a circle. The world has been distilled. Being dead is easy.

After a few days of this, I stop walking, and I stand still, swaying back and forth and groaning a little. I don’t know why I groan. I’m not in pain, and I’m not sad. I think it’s just air being squeezed in and out of my lungs. When my lungs decompose, it will probably stop. And now, while swaying and groaning, I notice a dead woman standing a few feet away from me, facing the distant mountains. She doesn’t sway or groan, her head just lolls from side to side. I like that about her, that she doesn’t sway or groan. I walk over and stand beside her. I wheeze some kind of greeting, and she responds with a lurch of her shoulder.

I like her. I reach out and touch her hair. She has not been dead very long. Her skin is grey and her eyes slightly sunken, but she has no exposed bones or organs. Her death outfit is a black skirt and a snug white button-up. I suspect she used to be a waitress.

Pinned to her chest is a silver nametag.

I can read her name. She has a name.

Her name is Emily.

I point to her chest. Slowly, with great effort, I say, “Em..ily.” The word rolls off what’s left of my tongue like honey. What a good name. I feel warm saying it.

Emily’s cloudy eyes widen at the sound, and she smiles. I also smile, and then maybe I’m a little nervous because my femur snaps and I fall backwards into the dust. Emily just laughs, and it’s a choked, raw, lovely sound. She reaches down and helps me to my feet.

Emily and I have fallen in love.

I’m not sure how this happens. I remember what love was like before, and this is different. This is simpler. Before, there were complex emotional and biological factors at work. We had long checklists and elaborate tests to be passed. We looked at hairstyles and careers and breast sizes. And sex was there, in everything, confusing everyone, like hunger. It created longing, it created ambition, competition, it drove people to leave their houses and invent automobiles, space craft, and atom bombs when they could instead just sit on the couch until they died. Animal cravings. Subconscious urges. Sex made the world go ‘round.

This is all gone now. Sex, once a force as universal as gravity, is now irrelevant. Ambition and longing have left the equation. My penis fell off two weeks ago.

So the equation is deleted, the blackboard erased, and things are different now. Our actions have no ulterior motives. We shuffle around in the dust and occasionally have lumbering, grunted exchanges with our peers. No one argues. There are no fights, ever.

And Emily is not a complicated process. I just see her, and walk over to her, and for no reason, really, I decide I want to be with her for a long time. So now we shuffle around in the dust together instead of alone. For whatever reason, we enjoy each other’s company. When we have to go into town to eat people, we do it at separate times, because it’s unpleasant, and we don’t want to share that. But we share everything else, and it’s nice.

We decide to walk to the mountains. It takes us three days, but now we are standing on a cliff looking up at a fat white moon. At our backs, the night sky is red from distant cities burning, but we don’t care about that. I clumsily grab Emily’s hand, and we stare at the moon.

There’s no real reason for any of this, but like I said, the world has been distilled. Love has been distilled. Everything is easy now. Yesterday my leg broke off, and I don’t even mind.

End

Algunas reglas del amor (según Andreas Capellanus):

-Voglio entrare per la finestra.

  • El amor no es posible en el matrimonio porque no existe libertad.
  • Es insensato que la dama que no ama exija ser amada.
  • Es indigno usar intermediarios en asuntos de amor.
  • Nada impide a una mujer ser amada por dos hombres, ni a un hombre por dos mujeres.
  • El verdadero amante siempre está absorto por la imagen de la amada.
  • No tiene ningún valor lo que el amante obtiene sin el consentimiento de la amada.
  • El amor rara vez dura cuando se le divulga demasiado.

Fuente: Algarabía #65

“Un viejo que leía novelas de amor” de Luis Sepúlveda

Por si alguna vez les piden que lean “Un viejo que leía novelas de amor” de Luis Sepúlveda (y no lo quieren hacer)  aquí les va un resumen de mi autoría…

Lee el resto de esta entrada

Un día como hoy…

En 1894 fallece Robert Louis Stevenson creador de “La isla del tesoro”, “El extraño caso del doctor Jekyll y míster Hyde” entre otras obras.

En 1911 nace en Milán, el compositor Nino Rota.

En 1930 en París, el cineasta Jean-Luc Godard.

En 1948 el señor de la oscuridad Ozzy Osbourne.

En 1949 fallece Maria Ouspenskaya, actriz ruso-estadounidense, recordada, entre otros papeles en películas de terror, por interpretar a la gintana Maleva en “The Wolf Man” (George Waggner,1941).

En 1960 nace en Carolina del Norte la actriz Julianne Moore.

En 2001 fallece el escritor, tenista, ciclista, ajedresista, mimo (entre un montonal de oficios más) Juan José Arreola, oriundo de Zapotlán el Grande, Jalisco.

…va una poesía de Asimov

Las bases del éxito en ciencia ficción.
(Isaac Asimov)

Si la ficción deseas cultivar
y destacar en ella con lustre sin igual,
practica de las ciencias la jerga singular,
sin importar un bledo usarla bien o mal.
Pulsares y quásares, tesáricas y falacias,
en un místico estilo, de pulida elocuencia,
harán que los fanáticos, sin entender palabra,
esperen tus escritos con febril impaciencia.

Y en tanto tú surcas las sendas espaciales,
entonarán a coro, a golpe de incensario:
¡Un joven que planea a alturas siderales…!
¡Qué dotes de invención! ¿Qué hombre extraordinario!

No hay misterio en el éxito. Basta copiar la historia.
Todo está en ella ya, instante por instante.
El imperio romano –su expansión y gloria–,
trasladado a los cielos, brillará rutilante.
La trama es una brisa y, si así lo decides,
por el hiperespacio recorrerás parsecs.
Y si plagias un poco a Gibbon y aTucídides…,
como nadie se entera, carece de interés.

Y en tanto que prosigues tu andar meditabundo,
entonarán a coro, a golpes de incensario:
¡Un joven tan versado en la historia del mundo…!
¡Qué auténtico talento! ¿Qué hombre extraordinario!

Aparte de tu héroe la amorosa pasión.
No existe el sexo.
Inmerso en la política –sus sombríos ardides–,
ciégalo para el resto.
Dale sólo una madre. La mujer, con sus ansias
de oropel y de joyas,
podía distraerle de sus sueños sublimes
y desviar el rumbo de su gran psicohistoria.

Y en tanto que recorres tan austero camino,
entonarán a coro, a golpe de incensario:
¡Un joven que se ciñe así a lo masculino…!
¡Cuán grande es su fuerza! ¡Qué hombre extraordinario.

Los 90 años de Asimov

Notimex publicó una interesante y bien resumida biografía de Don Isaac Asimov que hoy cumpliría 90 años de no ser porque se fué a fundar no sé que universos fuera de éste:

Padre de la literatura de ciencia ficción, el escritor ruso estadounidense Isaac Asimov, quien nació el 2 de enero de 1920, es recordado por obras como “Yo, robot” y “El hombre bicentenario”, que fueron llevadas con éxito a las pantallas.

Originario de Petrovich, Rusia, pero naturalizado estadounidense, Isaac Asimov nació el 2 de enero de 1920 en el seno de una familia judía.

Hijo de Judah Asimov y Anna Rachel Berman Asimov, fue el mayor de tres hermanos, con quienes viaja en 1923 a Estados Unidos.

En 1926, su padre compra una confitera, donde también vende prensa y revistas de ciencia ficción, artículos que despertaron en el futuro escritor su interés por la lectura y la escritura.

En 1925 comenzó sus estudios en la escuela pública de Nueva York, continuó en East New York Junior High School, donde se graduó en 1930, y entró a los 10 años en la Boys High School, de donde se graduó en 1935.

También asistió a la Universidad de Columbia, en la que estudió Química y egresó en 1939.

Su primera obra se tituló “Hermanitos”, la cual escribió a los 14 años, y trataba sobre su hermano más pequeño. En 1937, comenzó a escribir seriamente y realizó un cuento llamado “Tirabuzón Cósmico”. A este trabajo le siguió “Polizón”, obra publicada en noviembre de

1939 con el nombre de “La amenaza de Calixto”.

En tres años logró escribir 31 relatos, el primero sobre “robots positrónicos”, con sus personajes de George Powell y Mike Donovan, y el siguiente fue “Embustero”, en 1940; donde aparece la doctora Susan Calvin.

El padre de la ciencia ficción se casó dos veces, la primera con Gertrude Blugerman, el 26 de Julio de 1942, con la que tuvo dos hijos, David y Robin, se separaron en 1970, y se casó posteriormente con Janet Opal Jeppson.

En mayo de 1942 publicó “La Fundación” y en 1950 por fin aparece su primera novela “Piedra en el cielo”. Continuó escribiendo relatos, al mismo tiempo que seguía con sus estudios. En 1946 volvió a Columbia donde continuó su doctorado en 1948.

Más tarde, el escritor realizaba entre siete y ocho libros al año, tanto novelas de ficción, como libros de química, historia, etcétera. Se hizo merecedor de premios como el “Hugo”, en 1966, a la mejor serie de Ciencia Ficción por la saga de “La Fundación”. En 1973, consigue de nuevo este premio al igual que el “Nebula”.

Entre sus muchas obras destacan “Anochecer” y “El Hombre Bicentenario”, Premio Hugo y Nebula en 1977 a la mejor novela corta y “Los límites de la Fundación”, premios Hugo y Nebula de 1983 a la mejor novela.

Consiguió el Premio James, el T. Grady de la Sociedad Química americana en 1965, sin contar que tenía 14 doctorados Honoris Causa por diferentes universidades.

Además de sus novelas de ciencia ficción se dedicó a escribir sobre temas históricos como la formación de Inglaterra o sobre los griegos; también tiene libros como “El reino de los números”, “Alpha Centauri” y 500 obras publicadas.

Autor de “Yo, robot”, llevada a la pantalla grande, por el cineasta Alex Proyas. Isaac Asimov falleció en Nueva York, el 6 de abril de 1992, a los 72 años, a causa de una insuficiencia renal, sus restos fueron incinerados.

“Voy y vengo”

Hace 5 años dejó este mundo el eterno balconero José Luis Ibarra Mazari para hacer crítica “de a de veras” a otros lares. Quién sabe donde cante tangos, recite poemas y coleccione gatos el  escribidor, persiguiendo a  sus burros por que ya van muy lejos. Un saludo donde sea que este.

Calaveritas antropológicas

Al Trino
Chupando su media caguama
y en los bolsillos hartos varos,
lo atravesó una guadaña,
o sea se… chupó faros.

San Claudio está de luto,
Don Lulú acongojado.
Era el chamán más culto,
te dejaba apendejado.

Nos lo arrebató “La Catrina”
No dejó ni su mugre peluca.
Dicen que espanta en cantinas
Y en partidos del Toluca.

Al Noe
Fue en un baño de pulquería
donde se lo despachó la parca.
Era antropólogo en teoría,
contorsionista en la practica.

El que dicen se parecía a “Rambo”
Llegó al infierno con su desmadre,
puso a los diablo a bailar mambo
y a Satanás hizo compadre.

Vaya mi voz cual homenaje:
era tahúr de gran destreza,
fue amigo de los salvajes
y más amigo de la cerveza.

Al Monse
La feligresía ya está pálida,
dobla a muerto la campana;
pues el Monseñor Davila
se fue al cielo con sotana.

Promovamos plebiscito
agregando una petición
al Vaticano bendito
para pronta canonización.

Subiremos a los altares
de los santos que venero
a San Marco venerable
patrón de los coheteros.

Al Eduard
Antropólogo muy avanzado
con narrativas al viento,
a “La Muerte” se ha escapado
en su maquina del tiempo.

Espacio y tiempo ha trastocado
Por agujeros de gusanos.
No salió tan bien librado
De la abducción de los marcianos.

Se despidió como Vulcano,
ignoro su paradero,
lo habrán llevado a Urano,
a un universo paralelo.

Al Leo
Cordobés en lo profundo
y tehuacanero por obligación,
se encaminó pal inframundo
en sacrosanta peregrinación.

Juzgó muy mal al poblano
y no lo perdonó la parca;
tomándolo de la mano
se lo llevó por naco y lacra.

Ahora canta en el mausoleo,
corridos sin ningún decoro
el petateado Guacaleo
con un tal “Gallo del Oro”.

Al Hugo
Cerró sus ojitos Tlaco
Y no los volvió a abrir.
Mendigo afortunado
¿Quién pudiera morir así?

Ante un librejo aburrido
de científica antropología,
el Hugo quedose dormido
en brazos de “La Catrina”.

Dicen que aún pena su alma
pues en salones se han oído
ruidos que quitan la calma
por ejemplo: un ronquido.

Al Octavo
No lo mordió un tlacuache
ni murió por esclerosis,
la mera neta tomó toloache,
aplicado en sobredosis.

Ya ni dolor, ni alegría siente,
es un cuerpo al que el alma falta,
es un muerto reviviente,
es “El Zombie de San Balta”.

Así es de inexorable,
así es la calaca flaca,
con sonrisa inoxidable,
el Búlgaro estiró la pata.

El Mundo vs. Poblanos

En la imagen: San Miguel Arcángel (patrón de mi pueblo) y la torre Norte de la Catedral.

A continuación una selección de improperios contra los poblanos a traves del tiempo (lo peor de todo es que están muy bien hechos y para como no pierden vigencia):

“Yo soy Judas inhumano
que vendió a nuestro señor,
no tuve la culpa yo,
me lo aconsejo un poblano”.

“Mono perico y poblano
no lo toques con la mano
tócalo con un palito
porque es animal maldito.”

“Los gallos de raza poblana
no le temen a Santa Anna”

“Si la mar fuera de tinta
y los cielos de papel
y los peces escribanos
no escribieran en cien años
la maldad de los poblanos.”

“De Puebla, el jabón, la loza. No otra cosa”

“Plaza llena de palos y petates,
comercio de madejas y molotes,
esquinas con dos mil quitacapotes,
y coliseo en que aturden zaragates.
Tienda con cuatro, ocho simetates;
alameda sin yerba ni popotes;
portal donde venden sal, elotes
loza, alfajor, jamón, elotes.
Hacer inquisición sin remediar.
Hablar con abundancia sin saber.
Esconder en extremo por no dar.
Adquirir amistades por valer,
beber, mentir, hurtar y enamorar.
¿y de Ángeles ciudad? ¡No puede ser!”

Íncipits…

Dice Claude Duchet que el íncipit es un lugar estratégico de condensación de sentido, pues es al inicio del texto que se organizan una serie de códigos cuyo fin último es orientar la lectura, y que debe de contar con los siguientes elementos:

  • Una relación narrativa, temática y semántica con el texto.
  • Una serie de mecanismos que estructuran la “puesta en escena”. Esta retórica de apertura, como se le ha llamado, busca responder a las preguntas básicas del relato: quién, dónde, cuándo.
  • Una relación con el título.

Yo me conformo con que sea un gancho y que te invite a seguir leyendo el resto del relato, algunos íncipits que me gustan:

“En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor.”

El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha de Miguel de Cervantes Saavedra

“Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo.”

Cien años de soledad de Gabriel García Márquez

“En el principio creó Dios los cielos y la tierra.”

La biblia Anónimo

“En un agujero en el suelo, vivía un hobbit. No un agujero húmedo, sucio, repugnante, con restos de gusanos y olor a fango, ni tampoco un agujero seco, desnudo y arenoso, sin nada en que sentarse o que comer; era un agujero-hobbit, y eso significa comodidad.”

El hobbit de J. R. R. Tolkien

“Cuando Gregorio Samsa se despertó una mañana después de un sueño intranquilo, se encontró sobre su cama convertido en un monstruoso insecto. Estaba tumbado sobre su espalda dura, y en forma de caparazón y, al levantar un poco la cabeza veía un vientre abombado, parduzco, dividido por partes duras en forma de arco, sobre cuya protuberancia apenas podía mantenerse el cobertor, a punto ya de resbalar al suelo. Sus muchas patas, ridículamente pequeñas en comparación con el resto de su tamaño, le vibraban desamparadas ante los ojos.”

La metamorfosis de Franz Kafka

“Alicia ya había comenzado a sentirse disgustada de permanecer tan largo rato junto con su hermana y sin hacer nada; un par de veces se había asomado por encima del hombro de ella para ver lo que estaba leyendo, pero el libro no tenía ilustraciones ni diálogos. “¿De qué sirve un libro –pensaba Alicia- que no tiene ilustraciones ni diálogos?”

Alicia en le País de las Maravillas de Lewis Carroll

“¿por dónde espesar? A nadie le importa en dónde nací, ni quiénes fueron mis padres, ni cuántos años estudié, ni por qué razón me nombraron Secretario Particular de la Presidencia; sin embargo, quiero dejar bien claro que no nací en un petate, como dice Artajo, ni mi madre fue prostituta, como han insinuado algunos, ni es verdad que nunca haya pisado una escuela, puesto que terminé la Primaria hasta con elogios de los maestros; en cuanto al puesto de Secretario Particular de la Presidencia de la República, me lo ofrecieron en consideración de mis méritos personales, entre los cuales se cuentan mi refinada educación que siempre causa admiración y envidia, mi honradez a toda prueba, que en ocasiones llegó a carrearme dificultades con la policía, mi inteligencia despierta, y sobre todo, mi simpatía personal, que para muchas personas envidiosas resulta insoportable.”

Los relámpagos de agosto de Jorge Ibargüengoitia

“Al día siguiente no murió nadie. El hecho, por absolutamente contrario a las normas de la vida, causó en los espíritus una perturbación enorme, efecto a todas luces justificado, basta recordar que no existe noticia en los cuarenta volúmenes de la historia universal, ni siquiera un caso para muestra, de que alguna vez haya ocurrido un fenómeno semejante, que pasara un día completo, con todas sus pródigas veinticuatro horas, contadas entre diurnas y nocturnas, matutinas y vespertinas, sin que se produjera un fallecimiento por enfermedad, una caída mortal, un suicidio conducido hasta el final, nada de nada, como la palabra nada.”

Las intermitencias de la muerte de José Saramago

“Hubo un tiempo, según sir George H. Darwin, en que la Luna estaba muy cerca de la Tierra. Poco a poco las mareas fueron empujándola lejos, esas mareas que ella, la Luna, provoca en las aguas terrestres y en las cuales la Tierra va perdiendo lentamente energía.”

La distancia de la Luna de Italo Calvino

“Las Tres Leyes de la Robótica:
1.- Un robot no debe dañar a un ser humano ni, por inacción, permitir que un ser humano sufra daño.
2.- Un robot debe obedecer las órdenes impartidas por los seres humanos, excepto cuando dichas órdenes estén reñidas con la Primera Ley.
3.- Un robot debe proteger su propia existencia, mientras dicha protección no esté reñida ci con la Primera ni con la Segunda Ley.”

El hombre bicentenario de Isaac Asimov

“Les presento todo lo que he logrado ver y aprender durante los años en que poseí los tres Sellos de Masshu. He vivido mil y una lunas, y esto es más que suficiente para la existencia de un hombre, a pesar de que muchos afirman que los profetas vivieron muchas más. Estoy enfermo, sin fuerzas, agotado y con gran cansancio; un suspiro ilumina mi pecho cual oscura linterna. La vejez me ha invadido.”

El Necronómicon de H. P. Lovecraft

Y elque para mi gusto es el mejor de todos:

“En un lugar del Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, frente al pelotón de fusilamiento el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde en que, al despertar de un sueño agitado, Gregorio Samsa se encontraba en su cama transformado en un horrible insecto.”

Copyright de Jorge Maronna y Luis Pescetti
(Publicado originalmente en La Quebradora el 06/11/09)
A %d blogueros les gusta esto: